Impresiones de la Sony RX100-II


Esta es la tercera reseña de una cámara que publico en el blog, y la primera de una cámara de objetivos no intercambiables. Llevo ya casi cuatro meses con ella, por lo que ha llegado la hora de comentar mis impresiones y compararla con el material que tengo a mano (micro4/3).

Con el paso del tiempo he tendido de forma personal a hacerme cada vez con equipos más pequeños y portátiles. Cuando vi la segunda versión de la Sony rx-100, una compacta que ya me había sorprendido, me gustó la inclusión de zapata para flash y, sobre todo, la pantalla basculante. Estuve leyendo reviews por Internet y, al ver en dxomark que el sensor superaba el rendimiento del de mi e-pl1 de 12mpx, pero con 20mpx, busqué archivos RAW para jugar con ellos, y lo que vi me convenció. Una vez en mis manos, los resultados que me está dando han hecho que desplace mi actual equipo micro4/3 hasta el punto de que llevo los 4 meses sin tocarlo. Pero como comentaré más adelante, no sustituye a mi equipo, sólo que éste va a quedar para fotografía más especializada o que requiera la máxima calidad técnica.


Manejo de la cámara
Se trata de una cámara realmente compacta para el sensor que lleva, de 1 pulgada, y aunque se maneja bien, resulta resbaladiza en las manos, por lo que es aconsejable pegar la pieza de plástico opcional para mejorar el agarre, ya sea la de Sony (un detalle feo el que no la incluyan al precio que se vende) u otra clónica.
También es una cámara rápida para ser una compacta, aunque quien venga del mundo de las cámaras de objetivos intercambiables si notará que no es tan "inmediata" en respuesta como estas últimas. Si disparas en RAW, la cámara tarda un poco en grabar los archivos a la tarjeta de memoria.
Una de las cosas que más me ha gustado en el manejo es la configuración personalizada del anillo del objetivo, de tacto suave, y que yo tengo configurado para compensar la exposición. Asimismo son configurables casi todos los botones, y una vez que te acostumbras y adaptas se puede manejar y cambiar parámetros a gran velocidad.
Otros puntos importantes que merecen la pena destacar son: la pantalla abatible, el histograma en vivo (aunque prefiero el sistema de Olympus, que marca las altas luces cuando las vas a perder), el nivel electrónico...
Otras características
Objetivo: El objetivo cubre una focal equivalente 28-100mm, teniendo una luminosidad que va de 1.8 en el extremo angular a 4.9 en el extremo tele. Su capacidad de aproximación a 28mm, combinado con ese diafragma tan abierto, permite fotos de aproximación con buen desenfoque de fondo, integrando los motivos en su ambiente.


 




Enfoque: El enfoque es muy rápido, sin llegar al nivel del de la E-M5, pero no te hace perder fotos por este motivo.
Estabilizador: Se trata de un estabilizador eficaz, yo diría que en unos dos pasos, pero como vengo de la Oly e-m5 tengo que decir que no es ni mucho menos tan efectivo como el de la om-d.


En ocasiones no queda más remedio que utilizar un trípode... en este caso un gorillapod amarrado a una valla ;-)

Wi-Fi y NFC: Muy útil para pasar las fotos al móvil, o hacer disparo remoto directamente desde la pantalla del móvil.

Modo panorámico integrado: Aunque la imagen de salida es jpeg, me ha sido muy útil para montar fotos sobre la marcha y enviarlas a través del móvil o publicarlas online sin pasar por el ordenador.


Sensor: Estoy sorprendido con los resultados del mismo. En principio sería similar en características al de mi Oly e-pl1 de 12 megapíxeles, pero con la ventaja de aprovechar los 20 mpx, que redundan en una mayor calidad de imagen si los escalamos para compararlos con la de 12mpx. Además, posee un mayor rango dinámico, lo que se agradece para preservar la información en las sombras. Tengo el límite superior puesto en ISO 3200, que no dudo en utilizar y que me está dando muy buenos resultados, sobre todo si la salida es una foto en blanco y negro (en este caso estiro incluso hasta ISO 6400). En esta review no añado pruebas de ruido ya que considero que este aspecto puede observarse fácilmente en webs como dpreview e imaging-resource, o incluso estudiarse en profundidad con los datos de dxomark (comparación Oly e-m5, Oly e-pl1 y Sony rx100-II). Añadir que, en la práctica, me parece que está al mismo nivel que el sensor de la olympus e-m5, con la excepción de una mayor presencia de ruido a ISOs altos.
Fotografía tomada a ISO 2500

Vídeo: Video full-HD de excelente para mi, como aficionado.

Flash integrado: con suficiente potencia para salvarnos en un apuro y la capacidad de rebotarlo en techo si lo sujetamos con el dedo, lo que me ha permitido hacer fotos sin ojos rojos en muchas ocasiones.

¿Qué echo de menos?

- Pantalla táctil: muy útil en muchas ocasiones, sobre todo si aprovechamos que la pantalla es abatible.

- Visor: realmente no lo echo de menos, con la pantalla abatible es suficiente para evitar reflejos, pero puestos a pedir... (la nueva versión Mark III ya incluye un visor escamoteable)

- El modo live-bulb para fotografía nocturna que tiene mi Olympus e-m5.





En conclusión, estoy encantado con la camarita, ha dejado en la estantería a mi equipo micro4/3, que no obstante conservo ya que no puedo hacer todo con la rx100-II (macro, retratos con desenfoques). Pero tengo que admitir que me estoy divirtiendo de lo lindo salvando con imaginación las limitaciones que me impone la cámara.



Para finalizar, a modo de anécdota, he comparado el rendimiento del objetivo de la cámara con el del lumix 14mm 2.5, y mi referencia de calidad, el sobresaliente m.zuiko 12-40mm montados sobre la Olympus OM-D E-M5. Los resultados son:










Podéis ver todas las imágenes de prueba a tamaño completo en http://www.jorgebenayas.com/Review/Sony-rx100-II/Sony-RX100II-Review/ , así como muestras reales en http://www.jorgebenayas.com/Review/Sony-rx100-II/Sony-rx100-II/ 


1 comentario :

Javier R. Linera dijo...

Estupenda reseña, Jorge, con un texto impecable e interesante y, como es habitual en ti, un excelente trabajo gráfico de apoyo. Por cierto, es un placer que vuelvas a publicar en tu blog. Saludos.

Publicar un comentario en la entrada